Víbora hocicuda (Vipera latasti)

La víbora hocicuda puede llegar a ser mortal para el hombre. Fotografía de la Brigada del Paisaje Protegido Maigmó-Cid.

Es la única representante de la familia Viperidae. Se caracteriza por su cabeza triangular, claramente diferenciada del cuerpo, y por su levantado hocico, particularidad que le ha dado su nombre.

Es una víbora de tamaño mediano, de color grisáceo pardo y que puede presentar dos morfologías diferentes: una con dibujo en forma de zigzag y otra en forma de rosario de rombos conectados por sus extremos, aunque todas las observaciones que se han hecho en el Paisaje Protegido pertenecen a la primera morfología.

A diferencia de las culebras, es una especie ovovivípara, lo que supone una clara ventaja evolutiva para la colonización de ambientes hostiles. Al igual que el resto de reptiles, entra en celo en primavera y alumbra a finales de verano, aunque se ha podido comprobar que también se producen cópulas durante el otoño, en los meses de septiembre y octubre.

Su periodo de actividad se produce normalmente durante el día aunque, en los días calurosos, también se mantiene activa por la noche. Sus presas habituales son roedores, lagartijas, lagartos, pollos y artrópodos, aunque también es capaz de atrapar otras culebras y eslizones.

Al contrario de lo que se suele creer, es una especie muy poco agresiva y sólo ataca cuando se le pisa o se le hostiga insistentemente. Aún así, su actitud más normal es la de huir. Sin embargo, su mordedura resulta bastante peligrosa para el hombre, sobre todo la de los ejemplares jóvenes, ya que puede provocar una parada cardíaca. Es propia de zonas rocosas y soleadas, aunque también se ha podido ver en ocasiones en umbrías.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡Contenido protegido!