Una política ambiental ejemplar

El arboricultor Javier Martínez Orgilés, reconocido activista ambiental con una larga trayectoria (fundador del Observatorio del Vinalopó, miembro de la Asociación Lavaiol, etc), dio el salto a la política en esta legislatura en la localidad de Sax, ejerciendo de concejal de Medio Ambiente entre otras responsabilidades. Su labor ha sido ejemplar, realizando decenas de acciones y actividades, que aqui recogemos como ejemplo de acertadas decisiones (completamente extrapolables a otros municipios) de lo que debe ser una gestión medioambiental, desde concienciar a los más jóvenes hasta crear un cinturón verde alrededor del núcleo poblacional.

La concejalía de Medio Ambiente se ha propuesto hacer de la localidad un santuario para golondrinas (Hirundo rustica), aviones (Delichon urbicum) y vencejos (Apus apus), y en los dos últimos años ha acondicionado los márgenes del rio Vinalopó para proverles materiales para sus nidos. Estos pájaros migratorios son muy beneficios para el ecosistema porque mantienen a raya la población de incendios y previenen las plagas. La campaña viene asociada con un proyecto educativo, en el que centra el vídeo, que ha llegado a los cuatro colegios de primaria de Sax, en total más de 500 escolares. Todos ellos han recibido una clase teórica y otra práctica que les ha acercado a sus vecinos aéreos.

Estas aves migratorias «han colonizado» los edificios de las principales vías sajeñas, con un censo superior a los 600 nidos. «Son aves muy beneficiosas para el ecosistema, pues realizan un control poblacional sobre los insectos y previenen plagas», explica el edil de Medio Ambiente, Javier Martínez. Otro vistazo a esta interesante acción medioambiental y educativa del ayuntamiento sajeño.

El municipio de Sax va a cambiar su sistema de recogida de basuras e implantará, a partir de 2018, un método de recogida selectiva puerta a puerta. Es decir, los vecinos tendrán distintos cubos de basura en casa para hacer una separación de sus residuos, y estos se sacarán a la puerta del edificio en días específicos. Con el nuevo sistema, el Ayuntamiento de Sax ahorrará casi medio millón de euros en cuatro años en la gestión de los mismos, que podrán ser invertidos en otras áreas. El ahorro provendrá de los mayores beneficios de la venta de los subproductos generados por el reciclaje y por la menor cantidad de residuos mezclados llevados a la planta de Villena. Y desaparecerá del paisaje urbano, incluso en los diseminados, el consabido contenedor verde.

Desde hace años, uno de los mayores problemas ambientales de Sax son los vertido ilegales e incontrolados de residuos de todo tipo: escombros, restos de poda, vidrios, industriales, muebles, electrodomésticos, ropa… Estos vertidos ilegales se suceden tanto en parajes rurales -zonas forestales, ramblas y barrancos, etc.- como en el entorno de los contenedores destinados a la recogida de residuos domiciliarios. El problema a día de hoy ha alcanzado una dimensión insostenible y el Ayuntamiento solicita la colaboración ciudadana para acabar con esta situación.

Una de las principales medidas de la concejalía de Medio Ambiente durante la legislatura no es sólo dotar a la población de un cinturón verde, con la plantación de cerca de 2.500 árboles alrededor del casco urbano de sax, recuperando espacios en el proceso, sino también hacer partícipe a la población. Así, en labores de repoblación han participado ya un centenar de escolares del CEIP Alberto Sols y los alumnos de jardinería y albañilería de Formación Profesional del Insituto Pascual Carrión.

Los hornos de yeso del Cerro del Sastre serán una de las sorpresas más agradables que recibirá la ciudadanía sajeña en esta legislatura. Es una afirmación presuntuosa, pero difícil no compartirla con este escriba cuando se está ante las dimensiones del conjunto patrimonial y se atiende al mimo y cuidado que se está poniendo en su completa restauración. “Calculo que será de mediados del siglo XVIII y se usó hasta bien entrado el siglo XX”, cuenta José Ramón Ortega, director de arqueología de los trabajos de restauración. El conjunto cuenta con tres hornos, uno de ellos de varios metros y en buen estado de conservación, además de dos refugios de los canteros (probablemente, almacén y comedor antaño), una escalera en caracol y una era.

Las abejas son una de las principales especies polinizadoras del mundo, con un papel absolutamente vital en cultivos como la alfalfa, los pepinos, las fresas o la almendra, por citar algunos. Su presencia en un ecosistema es muy apreciada e importante, pero a veces hacen sus panales en lugares inapropiados y hay que trasladar a esa población de abejas. Es lo que ha ocurrido recientemente en Sax, con casi 50000 ejemplares viviendo en un nicho del cementerio municipal.

Es una zona muy interesante no sólo por su ubicación, sino también por su valor patrimonial, ya que alberga un complejo de hornos de producción cerámica así como un antiguo abrevadero. Este horno cerámico era un elemento patrimonial olvidado y cubierto de maleza que ahora será completamente restaurado.

La iniciativa emprendida esta legislatura por la concejalía pretende realizar una profunda restauración del paisaje. Para ello, primero se retiraron más de 50 toneladas de desperdicios y escombros en las cercanías de la estructura, se ha reformado el pequeño almacén de los jardineros, se ha restaurado por completo el invernadero y se han puesto en marcha los huertos urbanos, que ya llevan un año funcionando y que este mismo año se van a ampliar en otras diez parcelas.

El plan técnico afecta en total a 209 hectáreas, de las cuales 156 corresponden a arboledas y cuenta con un presupuesto de 607.000 euros. “La filosofía de este plan técnico es la conservación de los recursos naturales, del paisaje, de sus valores ecológicos y de la biodiversidad”, introduce su autor, el ingeniero técnico forestal Sergio Mula Ros. “Las actuaciones van encaminadas a conservar la masa frente a la prevención de incendios forestales, con actuaciones de poda somera (no más de tres metros) que permitan su transitabilidad y un mejor y más sencillo mantenimiento. Se va a realizar también un clareo, con la eliminación de los árboles secos o enfermos, buscando también abrir las áreas densas de arbolado para que entre la luz y haya una mayor diversidad del sustrato arbustivo”.

Desde hace dos años, con el nuevo gobierno municipal, la poda de estos árboles se hace dos veces al año (y no una sola vez como hasta ahora), en otoño (diciembre) y en verano (julio). En verano se hace una poda de clareo y en otoño una poda de formación. En esta última, la poda es muy diferente a la de otros municipios, ya que evita la práctica de desmoche o muñón, tan extendida desgraciadamente en el país. “La poda debe respetar la integridad y la estructura del árbol, y darle salidas a su crecimiento”, en palabras de Martínez Orgilés.

“Es un cambio de paradigma”, explica el concejal de Medio Ambiente, Javier Martínez: “las hojas las trituramos y las dejamos sobre el césped, y en esta tierra fértil, actuarán como sustrato. Es absurdo recoger esos kilos de hojas cada año y luego aplicarle abono; pues vamos a ahorrarnos ese paso y parte del abono directamente con las propias hojas, que es lo más económico y valioso que tenemos en el propio jardín como fertilizante ”.

Los huertos urbanos municipales se han creado esta legislatura en el recuperado espacio de Las Fontanas, y han sido todo un éxito.

Los usuarios de los huertos urbanos de Sax completaron el 12 de noviembre de 2016 la segunda de las jornadas medioambientales dedicadas a conocer otras iniciativas agrícolas ecológicas en la comarca. A través de una subvención de 1400 euros de la Diputación de Alicante que la concejalía de Medio Ambiente de Sax ha decidido invertir en esta experiencia práctica, los usuarios de los huertos urbanos sajeños visitaron a sus homónimos en Aspe, Novelda y Elche, además de conocer la finca aspense Eco Iris, dedicada a la producción y comercialización de productos ecológicos.

Desde la movilización del barrio obrero de Altabix para conseguir el Huerto Urbano de La Cuerna, como se le conoce, hasta la unión de técnicas agrícolas ancestrales y modernas de las que se valen en la finca Eco Iris, el grupo ha aprendido mucho en estas jornadas. “Ha sido toda una experiencia”, comenta Melissa, una de las usuarias de los huertos urbanos de Sax: “Es muy ilustrativo conocer cómo trabajan la huerta y la tierra en los pueblos cercanos”. El concejal de Medio Ambiente de Sax, Javier Martínez, que ha sido uno más del grupo en estas jornadas, ha valorado muy positivamente la experiencia, “pues nos ha permitido ampliar muchos conocimientos, y no sólo a nivel agrícola, también a nivel organizativo y de funcionamiento diario de otros huertos urbanos. En el proceso también hemos conocido historias inspiradoras y muy cercanas que creo que también nos han motivado a todos para seguir trabajando con ilusión y fuerza en nuestros huertos urbanos”.

Gracias a una subvención de la Diputación de Alicante, y justo mientras levantaban los suyos, los usuarios de los huertos urbanos municipales de Sax tuvieron la posibilidad de conocer cómo funcionaba el sistema en localidades vecinas que lo habían implantado años antes.

La Reserva es un ejemplo prototípico de una empresa de agricultura ecológica, y es muy interesante conocer las interioridades de su producción.

Otro ejemplo de finca de productos agroecológicos con gran proyección y presencia en la provincia.

La localidad de Sax acogió en marzo de 2017 la I Jornada de Arbolado Urbano, organizada por el ayuntamiento y la empresa Fobesa. Dirigida a profesionales del ámbito (técnicos forestales, estudiantes, biólogos, educadores y gestores medioambientales , políticos de área, etc.), la jornada articuló un foro de debate y entendimiento, abriendo nuevas ideas y perspectivas para una mejor gestión y conservación de estos seres vivos. El catedrático de Psicología por la Universidad de Córdoba, José Antonio Corraliza, abrió las ponencias subrayando los múltiples beneficios psicológicos que los árboles y la naturaleza aportan al ser humano, especialmente entre la infancia, apoyándose en multitud de estudios.

Dentro de la I Jornada de Arbolado Urbano, la ingeniera forestal y presidenta de Bosques sin Fronteras, Susana Domínguez, introdujo variables poco consideradas en la gestión del arbolado urbano, como la economía. «Plantar y cuidar árboles es una manera económica de mejorar la calidad del aire y ambiente de la ciudad. Se estima que los árboles por la reducción de contaminación que producen proporcionan el equivalente a 179 millones de euros anuales de beneficios en una ciudad como Londres, de 8 millones de habitantes. Este aspecto a veces se nos olvida», valoró.

Biólogo y especialista en gestión de riesgo, Gerard Passola aportó en su ponencia una interesante mirada al día a día de la administración municipal. «La realidad es que cada vez hay menos árboles en las ciudades, y en ocasiones se debe a políticas demasiado proteccionistas. En el día a día, ya sea sólo porque algún vecino se queja de las hojas en el canalón o de una rama de un árbol que le quita luz, la gestión municipal del arbolado es problemática y es muy fácil caer en la dinámica de ir progresivamente eliminándolos. Pues bien», expuso Passola, «lo primero que hay que saber es que, bien hechos, los estudios de riesgo son para salvar árboles. Si entendemos que el árbol es una herramienta para la mejora de la felicidad de la gente, las medidas son, y deberían ser, más sosegadas».

Resumen de la I Jornada de Arbolado Urbano, organizada por el ayuntamiento de Sax y la empresa Fobesa en 2017. Dirigida a profesionales del ámbito (técnicos forestales, estudiantes, biólogos, educadores y gestores medioambientales , políticos de área, etc.), la jornada articuló un foro de debate y entendimiento, abriendo nuevas ideas y perspectivas para una mejor gestión y conservación de estos seres vivos.

Edificio emblemático del patrimonio hidráulico característico del río Vinalopó, el Molino de Sax ha pasado a ser este mismo año de propiedad municipal. El pasado 17 de noviembre, precisamente, y dentro del ciclo de conferencias “¿Dónde está el Vinalopó?”, el cronista local e historiador Vicente Vázquez recorrió la historia del espacio, en pie desde mediados del siglo XIX, y el arqueólogo y jefe del servicio territorial de Cultura de la Generalitat, José Antonio López Mira, planteó lo que podría ser su futuro inmediato: un centro de visitantes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡Contenido protegido!