¿Quiénes somos?

Miembros de la asociación en el cuartel general del colectivo, en una jornada en 2010.

La Asociación de L’Avaiol somos un colectivo medioambiental sin ánimo de lucro con más de quince años de existencia, en el que velamos por la conservación del entorno natural del valle de L’ Avaiol (Petrer, Alicante), en el corazón del Paisaje Protegido Maigmó-Cid.

Hemos construido y mantenemos una red de charcas para la fauna salvaje, junto a las cuales incorporamos escondites de observación y fotografía. Organizamos también jornadas de anillamiento de aves y conteo de especies, invitamos y formamos voluntarios y colaboramos con instituciones y organismos de toda la provincia, además de con diversos periódicos.

Desde la Asociación hemos realizado también cursos de fotografía y publicado materiales de divulgación, desde libros (como una guía del Paisaje Protegido Maigmó-Sit que ha merecido los más altos elogios) hasta calendarios.

Todos los beneficios recaudados por estas actividades se destinan al mantenimiento de nuestra actividad y a la organización de nuevas actividades medioambientales.

El comienzo

La génesis de la Asociación de Amigos del valle de l’Avaiol la encontramos en la primavera de 2004, cuando un grupo dispar de vecinos de la comarca y la provincia se unieron en la defensa del territorio ante la amenaza del Plan Eólico Valenciano en su zona 15. Reunidos bajo esa bandera y con una sensibilidad común para con el paisaje, estas personas de muy diversos talentos acordaron en su campaña antieólica recordar –o descubrir- las maravillas de nuestros valles y cumbres antes que resaltar las maldades de una explotación industrial que querían pasar por verde.

 

Acción de protesta en las Penyas de Gorrit (Petrer) contra la estafa del Plan Eólico Valenciano, que a punto estuvo de convertir nuestras más preciadas sierras en instalaciones industriales. Una movilización ciudadana histórica impidió semejante crimen y poco después el entorno se reconoció como Paisaje Protegido.

La campaña resultó de una fecundidad extrema, aunque sólo fuera por la declaración de la zona –tres años más tarde, eso sí, ya sabemos de la lentitud de la administración- como Paisaje Protegido, comenzando a reconocer el incalculable valor –en tantos aspectos- de nuestro entorno natural. Igualmente, también fue el acicate para ensamblar a un grupo de personas, siempre creciente, que ha superado el propósito de su fundación.

Pero lo mejor de todo de toda esta trama eólica es el reto que les puso a ellos mismos, ni más ni menos que el mismo que aún les guía: la preservación del ecosistema existente –mediante acciones concretas como una red de bebederos para la fauna salvaje, por citar una de las más importantes- y la difusión de sus valores y virtudes, como verdad última de su supervivencia.

Nuestra actividad

Lo cierto es que en estos años hemos emprendido decenas de acciones medioambientales, y si tuviéramos que citarla una a una nos extenderíamos muchas páginas, pero sí queremos, aunque algunas se nos quedarán en el tintero, hacer un repaso aquí por algunas de nuestras actividades más destacadas.

En primer lugar, son ya tres lustros largos los que llevamos manteniendo una serie de puntos de aportación de agua y comida (bebederos) que han demostrado ser de tremenda importancia para la fauna salvaje, especialmente durante el duro estío. Junto a estos lugares, hemos levantado, totalmente integrados con el paisaje, hides fotográficos. Estos escondites nos han permitido, en primer lugar, observar y conocer las especies presentes, así como su comportamiento y costumbres, directamente en su hábitat natural.

Esta información, junto con las grabaciones y fotografías realizadas (de gran calidad y valor educativo, como pueden comprobar en otras secciones de esta web), ha sido de gran trascendencia y nos han permitido mantener un corpus de publicaciones divulgativas todo este tiempo. Así, desde la Asociación se ha colaborado durante casi diez años con el periódico digital Petreraldia con una sección propia, llamada ‘Mundo Natural’, donde se ha publicado casi 300 artículos, más de mil fotografías y más de doscientos vídeos, llegando así a miles de personas. Con una periodicidad mucho más esporádica, también hemos colaborado con otras publicaciones como Diario Información, Cadena Ser, CableWorld Televisión, Valle de Elda, Petrer Mensual o El Carrer. Igualmente, hemos donado gratuitamente centenares de fotografías de nuestro archivo a la Conselleria de Medio Ambiente de la Comunidad Valenciana, siendo la mayor aportación fotográfica de un colectivo o particular en esta materia en la historia de la administración autonómica.

 

Portada de libro guía «Fauna verrtebrada en el Paisaje Protegido Maigmó-Cid», editado por la Asociación Lavaiol y Ramón García Pereira. El libro fue un tremendo éxito.

De hecho, fueron tantos los contenidos, algo dispersos, que en 2011 tratamos de sistematizar todo lo aprendido en un libro. El resultado fue el «Libro guía de la fauna vertebrada Paisaje Maigmó-Cid», obra de la Asociación Lavaiol junto al también miembro, y primer técnico del propio Paisaje Protegido, Ramón García. La completa obra, de 320 páginas, recoge todos los puntos de interés del entorno, desde su origen hasta su riqueza floral y faunística, pasando por un estudio geológico o la reseña de gran cantidad de elementos de ingeniería tradicional. La guía ganó el «Premio María Remedios Guillén» al mejor libro editado en Elda-Petrer ese año y multitud de elogios, muchos llegados del ámbito académico, como el especial reconocimiento que le otorgó la Universidad de Valencia. El libro agotó su tirada de 1.500 ejemplares en un año, y en este 2018 estamos trabajando en su reedición.

Anuncio en la prensa local del libro «Petrer, tierra y cielo», editado en 2005.

Y ya que hablamos de libros y guías, citar también una publicación anterior, de 2005, titulada Petrer Tierra y Cielo, consistente en un libro-mapa (a partir de una gran fotografía aérea del Instituto Carto­gráfico Valenciano) de la zona que recupera la toponimia original y en un dvd con imágenes desde el cielo  de todo el término y de buena parte de los territorios limítrofes. Los miembros de la junta directiva de la asociación, Luis Villaplana y Antonio García, rescataron del olvido 765 topó­nimos rescatados en lengua verná­cula de la tradición oral y marcaron todos los puntos de interés del término (ermitas, puentes, árboles singulares, collados, senderos, caminos y un largo etcétera), completando un documento de extraordinario valor divulgativo para excursionistas y amantes de la montaña en general. El libro-mapa fue también un éxito de crítica y público y también está técnicamente agotado, con menos de 30 ejemplares en depósito de los 2.000 que se editaron.

 

Una de las jornadas de conteo y anillamiento de aves en L’Avaiol, en 2012, y en el que contamos con la presencia del gran ornitólogo ilicitano Toni Zaragozí.

En esta labor de publicación, igualmente la asociación ha editado calendarios y auspiciado varias exposiciones fotográficas en Elda y Petrer, siempre buscando hacer llegar nuestro mensaje conservacionista. En este sentido, y siempre que podemos, realizamos también actividades presenciales e invitamos a otros colectivos y a la ciudadanía en general a conocer el entorno y nuestras actividades, y así han pasado por el valle de L’Avaiol -normalmente, y como mínimo, una vez al año- el Ateneo Republicano de Petrer, el Casino eldense, la asociación comarcal Manos a la tierra, el colectivo La Reserva, el Observatorio del Vinalopó, AMFI, la asociación «Natura i gent» de Castalla, los alumnos de la carrera de Forestales de la Universidad  Miguel Hernández de Elche, los alumnos del Instituto La Canal de Petrer, representantes políticos de todos los partidos… Han pasado y han colaborado, por supuesto: si bien hay muchas actividades de la asociación necesariamente individuales (como observar a los animales en el hide), hay otras tantas en las que han aportado su entusiasmo y sapiencia, como jornadas de conteo y anillamiento de aves, de recogida de basuras en el entorno natural o jornadas de repoblaciones arbóreas.

Junto a todas estas labores, hemos realizado también docenas de trabajos más técnicos y complejos, como la creación de dos pequeños hábitats exclusivos para los anfibios, cuya conservación es prioritaria para la Unión Europea. Resaltamos también un estudio de las minas de agua de Petrer, entrando en algunas que hacía más de medio siglo que estaban abandonadas, o un estudio de sus límites geográficos, revelando algunos errores de deslinde (documentamos en 2013 incluso el hecho de que parte del Pantano de Elda es también de Petrer, situación que la administración corrigió en 2015 a partir de nuestras conclusiones). Asimismo, hemos tenido tiempo de rehabilitar algunas zonas rurales, que habían sufrido el paso del tiempo y el deterioro, como el Pozo de Jesús o el Pozo de la Casa del Indio.

El mejor equipo humano posible

Se quedan muchas acciones en el tintero (pueden revisar muchas más aquí, y para cualquier cosa más, ¡contacta con nosotros!), pero basten estas líneas para ilustrar nuestra labor a lo largo de los años. Dicho esto, reafirmamos nuestro ineludible compromismo con el paisaje y con quienes han de llegar, sus futuros habitantes. Y por supuesto muchas, muchísimas gracias a todos los miembros, amigos y simpatizantes de la Asociación Lavaiol, el motor de nuestra asistencia. Por lo tanto, nuestras gratitud y reconocimiento a quienes hacen esto posible (y perdonadnos los muchos que no mencionamos): Néstor Rico, Ramón García, Luis Villaplana, Gabriel García, Carmen Herrero, Pablo García, Guillermo Pérez, Mónica Desirée, Rafael Laín, Noemí Planelles, Blas Fernández, Reme Rodríguez, Xavi Amat, Isabel Villaplana, José Benito Ruiz, Patricia Pérez, José Manuel Tafalla, Paco Choclán, Lluis Serra, Amelia García, César Pastor, Ignacio Mora, Joan Sala, José Esparcia, Consuelo Soriano, Mari Carmen Brotons, Javier Martínez, Laura Bernabeu, Juan García, Armando Yáñez, Sarai Sánchez, Mateo Lajara, Rosalía Díaz, José Miguel Coves y tantos y tantos otros (de verdad: ¡GRACIAS!).

Y siempre en nuestros corazones quienes ya alzaron su vuelo hacia el cielo: Emilia Yáñez, Helios Villaplana, Adolfo Márpez, Juan Miguel Martínez Lorenzo.

Todos los beneficios recaudados por estas actividades se destinan al mantenimiento de nuestra actividad y a la organización de nuevas actividades medioambientales.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡Contenido protegido!