Lagarto ocelado (Lacerta lepida)

 

Primer plano del lagarto ocelado- Imagen de J. Guillermo Pérez.

VÍDEOSFOTOGRAFÍAS

El lagarto ocelado es fácil de distinguir por su gran tamaño, aspecto robusto, larga cola y llamativo color verde, con tonalidades amarillentas y un jaspeado negro. También destaca en sus costados unos vistosos ocelos azules alineados en varias filas.

El lagarto ocelado constituye, junto con el conejo y la perdiz, uno de los eslabones básicos de la cadena trófica del Paisaje Protegido. Considerado el lagarto de mayor tamaño de la Península Ibérica, su alimentación está basada principalmente en invertebrados, como escarabajos, arañas o caracoles, aunque conforme alcanzan mayor tamaño su rango alimenticio crece considerablemente consumiendo también frutos de enebros y sabinas, lagartijas, huevos y polluelos, sapos e incluso, los de un tamaño excepcionalmente grande, pueden capturar roedores, aves y gazapos.

Pero, al mismo tiempo, su mediano tamaño y su buen sabor, los convierte en presa habitual de mamíferos carnívoros, de aves rapaces diurnas y  nocturnas, de ofidios e, incluso, de aves como alcaudones y córvidos. Si bien es cierto que no suelen ser el alimento principal de todas las especies citadas, constituyen una buena alternativa ante la escasez de roedores, conejos y pequeños paseriformes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡Contenido protegido!