Culebra viperina (Natrix maura)

La culebra viperina progresa por el agua con total soltura. Fotografía de Ramón García.

FOTOGRAFÍAS – VÍDEOS

La culebra viperina tiene un tamaño mediano-pequeño y es de colores y diseños bastante variables pero se puede distinguir por su dibujo en forma de zigzag, que se asemeja al de la víbora y que le sirve como mecanismo de defensa. De hecho, cuando se ve amenazada, puede aplastar la cabeza contra el suelo adoptando una forma triangular similar a la de la víbora.

No suele alejarse mucho de los puntos de agua y su vida está íntimamente ligada a ellos, ya sean charcas, nacimientos o cursos de agua más o menos permanentes, siempre y cuando mantengan alguna poza con agua durante todo el año. En estas zonas se alimenta de invertebrados acuáticos, renacuajos y anfibios principalmente, aunque en ocasiones también captura micromamíferos. En el agua se desenvuelve con una grandísima agilidad y es capaz de pasar hasta 15 minutos sumergida sin salir al exterior.

Su actividad se desarrolla durante el día aunque, en los días calurosos de verano, puede verse en activo durante el crepúsculo e, incluso, por la noche.

Su dependencia del agua la hace poco frecuente en un espacio de clima semiárido como es el Paisaje Protegido

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡Contenido protegido!