Críalo europeo (Clamator glandarius)

Críalo europeo en el Paisaje Protegido. Foto de Néstor Rico.

VÍDEOS FOTOGRAFÍAS

El críalo no es que ses fácil de ver, pero sí más que el cuco (de su misma familia), ya que frecuenta terrenos abiertos y se posa a menudo en postes o sobre muros de piedra, donde su cresta llama la atención claramente. Llegan de sus cuarteles de invernada del occidente de África subtropical a partir de febrero-marzo, cuando la cantidad de insectos disminuye drásticamente en estas regiones.

El críalo parasita fundamentalmente nidos de urraca, siguiendo una metodología muy peculiar. Vigila discretamente a las urracas mientras éstas construyen sus nidos. A continuación, mientras el macho atrae a la urraca que le persigue irritada conocedora de sus intenciones, la hembra aprovecha el descuido para efectuar en él la puesta. Durante todo el proceso de incubación, el críalo vigila la puesta y, al mínimo descuido de la urraca, vuela hasta su nido y destruye alguno de los huevos, pero no todos al mismo tiempo porque, si lo hiciera así, la urraca abandonaría el nido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡Contenido protegido!