Azor común (Accipiter gentilis)

Este azor común ha dado buena cuenta de una perdiz. Fotografía de Néstor Rico.

VÍDEOS FOTOGRAFÍAS

El azor es fácilmente identificable por sus alas cortas y redondeadas, una cola bastante larga con una ancha banda terminal oscura y varias más estrechas y por poseer un cuerpo rayado horizontalmente bastante característico. Pese a su tamaño mediogrande, es una de las aves más difíciles de detectar dada su conducta extremadamente reservada. No suele salir del bosque, donde pasa grandes periodos de tiempo posado inmóvil en la rama de un árbol.

En vuelo es un ave extraordinariamente hábil, que alterna planeos con rápidos batidos de alas, ladeándose totalmente para esquivar las ramas de árbol que encuentra a su paso. Está considerada el ave más agresiva del bosque, capaz de perseguir hasta el agotamiento a sus presas, a las que comienza a devorar aún vivas. Palomas torcaces, conejos, urracas, arrendajos y lagartos ocelados son sus piezas favoritas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡Contenido protegido!