Abejaruco común (Merops apiaster)

La viva coloración del abejaruco, en un posadero habitual de la zona, recorta su figura en el cielo. Fotografía de Moisés Pérez.

VÍDEOSFOTOGRAFÍAS

El abejaruco es el ave de color más llamativo que se puede ver en el Paisaje Protegido. Su nombre le viene dado porque acostumbra a capturar al vuelo himenópteros, en especial abejas, que engulle sin sufrir daño alguno. También captura insectos de mayor tamaño como libélulas, abejorros, cigarras, tábanos, mariposas o escarabajos, a los que golpea hasta matarlos para posteriormente ingerirlos tranquilamente en un posadero.

Procedentes del sur del Sáhara, son fáciles de observar cuando llega la primavera pues son aves gregarias bastante ruidosas.

La mejor época es a finales de abril y principios de mayo, cuando se encuentran en los taludes excavando incansables túneles a modo de madriguera de entre 50 y 250 centímetros de largo con un ensanche final que será el nido propiamente dicho.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡Contenido protegido!